“Hacer uso adecuado del tiempo”

En distintos momentos de nuestras vidas, dependemos del tiempo que nos hace organizar, planificar y adelantarnos a procesos, algunos relevantes y otros no tanto, llegar a la hora, habla bien de la persona, de inmediato genera una imagen de responsabilidad y confianza especialmente cuando se busca un trabajo, asistir a una cita; escuela, liceo, o actividad.
Si miramos a nuestro entorno cercano que es el colegio, cuántas veces hemos llegado a la hora y cuántas no?, qué diferencias podemos observar cuando estamos en clases en los tiempos adecuados?, si algún compañero llega tarde, cree que le está faltando el respeto e interrumpiendo o alterando su concentración?, recuerde que en la sala de clases es donde todo ocurre para alcanzar los aprendizajes, por otro lado nuestra realidad de ser un establecimiento técnico profesional, no lleva a que debemos instalar competencias de empleabilidad, pues el sector productivo se aplica la normativa y las leyes laborales; descuentos por minutos, días y finalmente despidos por llegar tarde, quedando plasmado el motivo en el finiquito, documento que es presentado al momento de hacer el contrato de trabajo en otra empresa.
El llegar a la hora es un hábito que debemos acostumbrarnos, para ello es necesario, siempre tener presente los tiempos, desde que comienza nuestro día, los traslados, eventualidades y sucesos, de esta manera nos evitaremos un problema innecesario para uno y los cercanos (familia, amigos)
¿Qué beneficios tenemos cuando se llega a la hora y qué perdemos?.
Si usted está realizando una convocatoria, qué ocurriría si la mayoría de las personas llegan tarde, a pesar que fue indicado el lugar y la hora, cómo se sentiría usted?.

Boletín N°5, año 7