Tras bambalinas de la Ley SEP

El Instituto Técnico Profesional Marítimo Valparaíso es una institución de reconocida trayectoria y calidad educativa. Tenemos la más alta postulación de estudiantes de toda la comuna para ingresar a primero medio y es porque reconocen el trabajo que se lleva realizando hace ya 30 años.
Durante dos años consecutivos hemos tenido alumnas que han sacado puntaje nacional en la PSU, año tras año se reconoce nuestra labor gracias a la adjudicación del SNED, el reconocimiento de Fundación Chile y muchas más. Pero además del trabajo visible de profesores y especialistas, existe un trabajo no menos importante y es el que realizan tras bambalinas profesionales, asistentes de la educación y auxiliares, que con su dedicación esfuerzo y buena voluntad logran sacar adelante a nuestros jóvenes, que se cuentan entre los más vulnerables de Valparaíso y comunas aledañas.
Gracias a la Ley SEP hemos rescatado la sapiencia y sabiduría de un cultor del arpa que les enseña a los más jóvenes a encontrar una parte de nuestro patrimonio porteño. Gregorio Pérez, luthiers de arpas quien durante esta semana fue entrevistado por el programa Informe Especial de TVN para saber qué pasa con los cultores del folclor en nuestro país y específicamente con el instrumento que el domina; el arpa. Pues, con sus pies ya cansados se acerca todas las semanas a nuestra entidad educativa para entregar generosamente su conocimiento a las nuevas generaciones. Sin él, se pierde parte de la historia de Valparaíso. Sin él, se irá perdiendo la magia de este instrumento y su conocimiento desaparecerá.  Somos el único establecimiento municipal en el país donde se imparten clases de música diferenciada, dentro de ellas violín y arpa, además de talleres de ambas. ¿Por qué los jóvenes más vulnerables deberían perder esta oportunidad?
También tenemos un programa que está dando excelente resultados como es el de los profesores pares trabajando con cada departamento de asignatura. La Ley SEP ha permitido que Hortencia Padovani, académica de la Universidad de Playa Ancha, quien con toda su experiencia y conocimiento va guiando a los docentes más jóvenes, trayéndoles una mirada distinta del exterior y construyendo entre todos una mejor calidad educativa para nuestros estudiantes.
Otro ejemplo es el de Marta Salinas, profesora de Lenguaje, quien ha sido un gran apoyo en las labores de reforzamiento de los jóvenes. Su sapiencia y experiencia con generaciones de alumnos/as ha hecho que tenga un trato distinto con ellos, quienes se acercan para pedir además sus consejos y compañía.
La Ley SEP también ha permitido un mejor trabajo de los asistentes de la educación, quienes con sus labores muchas veces invisibilizadas, permite que el establecimiento funcione como reloj. Nadie se puede imaginar la cantidad de trabajo administrativo que requiere un establecimiento educacional y las horas que eso implica.
No podemos olvidar nombrar a nuestros auxiliares, que mantienen impecable cada rincón del establecimiento, no es raro verlos en el patio tras cada recreo, o limpiando baños y oficinas. Tienen tanta y tan buena voluntad que también es común verlos trayendo o llevando sillas, mesas, cajas, papeles de una sede a otra.
El trabajo de mantención es otra labor muchas veces poco visible pero los resultados son en beneficio directo de nuestros estudiantes, arreglo de techos, ventanales, salas, pasillos, entre otros.

Es por ello que hoy queremos hacer visible su labor pues son ellos los que hacen que el Marítimo sea reconocido por su excelencia.

Boletín N°4, año 7