Sixto Aguilera se luce en la cocina del Hotel Hangaroa en Isla de Pascua

“Me fogueé en el trabajo porque aprendí lo que es trabajar bajo presión en una cocina profesional”

Sixto

Sixto Aguilar Romagnoli es estudiante del 4ºD de la especialidad de Gastronomía. La razón por la que escribimos sobre él es que Sixto se armó de valor y a fines del año pasado postuló para trabajar en algún hotel o restorán de la Isla de Pascua. En primer lugar lo llamaron para trabajar en el restorán Taberna de Pecheur, pero pronto se le abrió la posibilidad de ser ayudante de cocina en el renombrado Hotel Hangaroa (cinco estrellas). Se fue tres meses a trabajar para la Isla. Viajó solo, pero allá lo esperaba su mamá.
Sixto nos comenta que él era “el niño de la cocina”, pues a sus cortos 17 años era el menor y el más valorado. Nos cuenta que los jefes directos lo tenían muy bien estimado en sus capacidades personales y laborales, incluso estaba mejor considerado que los egresados de famosos institutos profesionales del área gastronómica. Y es que reconoce que el Marítimo los prepara bien, resalta el trabajo de sus profesores de especialidad y menciona la importancia del trabajo de la profesora Marcela Gamboa, ya que una de las razones de más peso para que lo evaluaran tan bien en su trabajo era la actitud que él presentó en todo momento, “y eso es fruto de las clases de Habilidades Sociales”, dice Sixto.
Una de las principales ganancias que tuvo nuestro estudiante, es que el hotel le dejó las puertas abiertas para que realice allí su práctica final.
Podemos decir que tenemos estudiantes que pueden darse el lujo de brillar en espacios que marcan tendencia y que les permite crecer. Son nuestro orgullo.
Felicitaciones.