Luchando contra las drogas

certificacion_portadaComo establecimiento educacional estamos siempre atentos y dispuesto a informar a nuestros alumnos de los peligros que involucran las drogas por lo que estamos postulando al Programa de Certificación de Establecimientos Educacionales Preventivos del Senda, en el cual ya hemos quedado seleccionados
El programa de Certificación de Establecimientos Educacionales Preventivos busca incentivar el desarrollo de una cultura preventiva en los establecimientos educacionales, para el mejoramiento de la experiencia escolar y el desarrollo de estilos de vida saludables libres de alcohol y drogas.
Durante marzo de 2013 estuvieron abiertas las postulaciones para ingresar al programa. Postularon más de 860 establecimientos a lo largo del país, y debido al gran interés mostrado, para este año se han seleccionado un total de 724 establecimientos.
La etapa siguiente a la selección corresponde a la firma de una Carta de Compromiso de participación, la elección de un Encargado de Prevención del establecimiento y la aplicación de un Autodiagnóstico, en el cual participa toda la comunidad educativa.
Para los establecimientos que postularon y no resultaron seleccionados para el período 2013, quedarán en lista de espera, y constituirán primera prioridad para el Programa de Certificación 2014.

[color-box]

Mitos y realidades sobre las drogas

El alcohol nos pone “buena onda”.
Falso: el alcohol hace que la gente se desinhiba, pero hay quienes al beber tienen reacciones negativas que pueden provocar problemas con la ley, conflictos con la familia, la pareja o en el trabajo.

Para pasarlo bien hay que beber alcohol.
Falso: el alcohol produce una “buena onda” temporal, que termina cuando se acaba el efecto. Beber en exceso puede traer un buen momento, pero luego podemos sentirnos cansados, deprimidos o nerviosos. Unas copas de más a veces puede traernos una “buena resaca”.

La venta de alcohol está permitida a menores de 18 años.
Falso: la ley de alcoholes sanciona la venta u obsequio de alcohol a menores de edad. Quien lo haga arriesga penas de cárcel de 21 a 40 días y multas de 3 a 10 unidades tributarias mensuales.

Una intoxicación grave con alcohol puede producir la muerte
Verdadero: si la intoxicación es grave, existe un alto riesgo de morir, ya que puede causar parálisis respi-ratoria y compromiso cardiovascular. También puede provocar pérdida de conocimiento, problemas respiratorios, gastritis crónica y alterar el funcionamiento del hígado, lo que puede llevar finalmente a una cirrosis hepática. Además puede provocar una hepatitis aguda que eventualmente puede causar la muerte.

El consumo de marihuana no hace daño.
Falso: la marihuana puede generar dependencia. Su consumo produce dificultades en la capacidad de aprendizaje, problemas de concentración, altera la memoria inmediata y desmotiva.

La marihuana no afecta los pulmones.
Falso: la marihuana afecta los pulmones porque el humo se retiene en ellos, conteniendo el monóxido de carbono. Esto inflama los pulmones y produce riesgos de contraer enfermedades como la neumonía, bronquitis crónica, etc.

Mientras más joven se comience a consumir drogas, más probabilidades hay de ser dependiente.
Verdadero: diversas investigaciones señalan que mientras más temprano se inicie el consumo de drogas, más probabilidades hay de generar una adicción (dependencia de las drogas). Esto se debe a que el organismo joven se encuentra en desarrollo y, por lo tanto, es más vulnerable a los efectos de las drogas.

La cocaína ayuda a rendir más.
Falso: la cocaína estimula el sistema nervioso central, provocando una sensación de energía, vigor y rendimiento físico. Sin embargo, esta sensación termina cuando se acaba el efecto y va acompañada de nerviosismo, aumento de la ansiedad y problemas en el funcionamiento cardíaco, que podrían llevar a una arritmia e incluso provocar un infarto.[/color-box]