La visita de un crack, Julio Muga

Hace ya bastantes años…entrabas a la sede Levarte y al bajar la escalera principal, en el sector donde ahora están los baños, entrabas al gigantesco pañol que administraba y trabajaba un caballero alto, de pelo cano, anteojos con marco grueso y negro, con sonrisa “casi siempre” dispuesta y que era el amo y señor de este lugar. Para pedir una herramienta tenías que explicar: para qué, porqué y hasta cuándo la necesitarías y muchas veces prefería decir, “Yo lo hago”.
Las nuevas generaciones seguramente no lo recuerdan, algunos profes alcanzamos a conocerlo antes de su jubilación… él sería algo así como la base de la pirámide que luego construyó don Sergio Silva (esposo de la señora Aury) y que ahora mantiene nuestro querido señor Jaque.
Hace poco visitó nuestras dependencias. Con casi 85 años, se mueve solo, apoyado en su bastón y con memoria de elefante se acuerda de personas que incluso nosotros nos estábamos olvidando. Con una sonrisa más plena que antes, nos dice en cada momento que al Marítimo es posible amarlo y que es un recuerdo que lo acompaña por toda la vida.
La persona que nos visitó es don Julito Muga, a quien recordamos con mucho cariño, ya que forma parte de la historia y parte de las bases de nuestro entrañable Marítimo.