¡Hasta siempre Don Jorge!

Hoy Playa Ancha amaneció nublada y fría, es como si supiera que ya no está.

Ayer a todos nos sorprendió la partida de Don Jorge Escalona Fuenzalida, sub director administrativo de nuestro Instituto.

Cómo dejar de recordar los momentos vividos junto a él en estos años. Cada uno tiene su historia y mayor o menor cercanía, pero a nadie dejaba indiferente, pues era un caballero, de esos a la antigua.

Su edad era un misterio, que él mantenía bien guardado, creo que incluso un mito urbano, pues los que se acuerdan de cuando llegó al Instituto, hace más de 20 años, ya estaba canoso.

Son famosos sus memos ahora impresos, antes a máquina o escritos a mano, con su firma y timbre. Tan formal, ordenado, pero también muy alegre.

Todos lo recordaremos con su diario La Estrella bajo el brazo y sus almuerzos de los miércoles en el Rotary Club de Playa Ancha.

Tenía carácter y a veces mal genio, pero si se enojaba con alguien era lo suficientemente modesto para pedir perdón si consideraba que se había equivocado.

También lo recordaremos por, como se dice, “ser llevado a su idea”, más bien tozudo, pero que no sea mal interpretado, pues esa característica tan propia de él, fue siempre en beneficio de su querida Banda, nuestra Banda de Honor, la que ganó varios premios gracias a su gestión y a su insistencia permanente en su importancia. Gracias a eso también logró que la semana pasada se cumpliera un anhelo largamente esperado, que fue contar con una sala para guardar los instrumentos y lucir los premios y galardones obtenidos.

Cómo olvidar sus dichos, “tontones”, “guagüitas”, “cachorritas”, el solo hecho de recordarlos logran que aflore una sonrisa en quienes lo conocieron.

“Mis más sentidas condolencias a la familia del SR Escalona y a la banda que es como una gran familia y en general al Instituto Marítimo. Le recordaremos siempre Sr. Escalona”, Reinaldo Díaz Valdés

“Yo como antigua de la banda he quedado para adentro con la noticia de nuestro director don Jorge Escalona quien por muchos años nos apoyó y ayudó en todo lo que necesitábamos como banda y como alumnos. Yo de él no tengo nada que decir, nada más que gracias por su apoyo y que su banda de ahora y de la antigua banda de antes, les damos las gracias ya que él ha estado siempre en nuestra derrotas y victorias. Ahora está descansando en paz. Siempre buenos recuerdos de él. Cuenten con mi apoyo Banda Instituto Marítimo siempre. Melisa Godoy Guerrero

“Estimados hoy nos ha dejado uno, sino el único de los personajes más queridos de nuestro Instituto. Recuerdo tus cariñosas llegadas al Instituto. Cómo olvidar, buenos días “Guagüitas” a las secretarias, cruzando el patio o al enfrentar en el tránsito por el patio a “las Marías”, “Los Tontones”  que de manera magistral y afectuosa no producían rechazo alguno. Tus olvidos “normales” en el quehacer diario, que con tu magistral personalidad sorteabas con gran experticia. Me recuerdo de cuando nuestro querido Wanderers salía vencedor en el fin de semana con  mucho orgullo lo señalabas  y pregonabas, demostrando tu cariño con tu querido puerto; recordar tu “cachupín” y sus travesuras o tu infaltable diario La Estrella de la cual te negabas a abandonar para leerla on-line. Tu querida Banda que tanto te empeñaste en crear y que con tu fuerza y decisión se concretó con todo tu cariño y liderazgo, entregando honores y glorias a éste tu instituto. Recordar también tus cruzadas por los más desposeídos. Tus operativos de salud y sociales, siempre en pos de ayudar a nuestros estudiantes. Jorgito, este es un sentido cariño para agradecer al que fue alguien que siempre estaba dispuesto a tendernos una mano ante la adversidad, quien fue como un padre protector y un amigo consejero, sus enseñanzas al igual que su manera de ver la vida jamás deben olvidarse, ahora su alma descansa en paz pues mientras estuvo en este mundo fue un hombre que nunca albergó odio ni rencor”.
Hasta siempre querido “Tata colores”. Boris Kittsteiner.

[slideshow_deploy id=’2512′]