Día Internacional de la Sordera

El Día Internacional de las personas Sordas se celebra desde el 27 de septiembre de 1957 para conmemorar el primer Congreso Mundial de la Federación Mundial de Personas Sordas (WFD) que tuvo lugar en septiembre de 1951. Se trata de un día de carácter reivindicativo donde las comunidades sordas, las personas sordas de las distintas regiones y países visibilizan su realidad ante el mundo, donde expresan sus demandas en cuestión de derechos y en el cual se pone de relieve la riqueza de la cultura sorda.

Causas de la pérdida de audición y la sordera
Las causas de pérdida de audición y sordera se pueden dividir en congénitas y adquiridas.
La sordera ¿Qué es? ¿Cuáles son sus causas?

LAS CAUSAS CONGÉNITAS

Las causas congénitas pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios, o a complicaciones durante el embarazo y el parto.
– Bajo peso al nacer;
– Asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto);
– Uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos;
– Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

LAS CAUSAS ADQUIRIDAS

Las causas adquiridas pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad.
– Enfermedades infecciosas;
– Infección crónica del oído;
– Presencia de líquido en el oído;
– Uso de algunos medicamentos;
– Los traumatismoscraneoencefá-licos o de los oídos;
– La exposición al ruido excesivo;
– La exposición a sonidos muy elevados durante actividades recreativas;
– El envejecimiento, en concreto la degeneración de las células sensoriales; y
– La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

Una entre 1500 personas nace con una sordera severa profunda de origen genético. Las alteraciones genéticas se heredan de uno o ambos padres, y pueden transmitirse a la descendencia. Ello explica la existencia de familias con varios miembros afectados de sordera o hipoacusia.
Los conocimientos generados por las investigaciones sobre el genoma humano en los últimos quince años, permiten investigar las bases genéticas de muchas enfermedades graves y de las minusvalías neurosensoriales como las cegueras y las sorderas. Así, en los últimos años se han localizado sobre los cromosomas humanos sesenta genes, que, alterados, pueden generar sordera o hipoacusia (basta la alteración de uno sólo de esos genes para producirla). La estructura de diez de ellos se conoce, así como las alteraciones específicas que causan la sordera en familias ya estudiadas. Uno de esos genes, el denominado Cx 26, es responsable de aproximadamente el 40% de las sorderas congénitas profundas.

Comments are closed.