Despedida de los asistentes de la educación

Se despide con honores a nuestro queridos compañeros de trabajo, con los que compartíamos hasta diciembre de 2015 y que hoy se desempeñan en otros establecimientos. ¡Todo el éxito en este nuevo desafío!

El equipo directivo del Instituto no quiso dejar pasar así como así la partida de nuestros queridos compañeros de labores. Un grupo de seis trabajadores fue ubicados en otras escuelas y liceos de Valparaíso, seguramente porque en otros colegios hacía falta un poco de su alegría y su buena vibra.
Así como para nosotros fue muy grato trabajar con ellos todos los años que pudimos compartir, esperamos que los establecimientos que reciben a estas personas, de alto nivel humano, sepan aprovechar al máximo sus virtudes. ¡Y es que el negro Mauri es un grande! Contagia con su alegría a cualquiera, tiene una excelente disposición a ayudar a quien lo necesite y es prolijo en su desempeño.
Para qué hablar de Carmencita, una tremenda mujer, con una sonrisa que amenazaba con morderse las orejas, y contagiaba de felicidad a quién se la cruzara en el camino, además de talentosa show woman, amante de la fama.
Así también la sra. Juanita, quien siempre nos esperaba en la entrada de Lynch, con excelente disposición a hacer más de lo necesario. La sra. Jessica, repartiendo a destajo bendiciones para todo el mundo, que harta falta que hacen hoy por hoy. Siempre alegre, con una simpatía que le salía de las entrañas, imposibilitada de caer mal donde sea que le toque trabajar.
Andrea, con una disposición de lujo. Todos los días se sentía su presencia en la casona de Levarte con un dulce y suave “bueno días”.
Nos podemos dejar de mencionar a Sandra, con liderazgo innato y capacidad para organizar un mundo entero de la nada. Talentosa directora del conjunto folclórico del liceo.
Como bonus track, tuvimos la visita de Evelyn Neira, a quien es imposible no recordar con un cariño infinito.
Se despide con honores a nuestro queridos compañeros de trabajo, con los que compartíamos hasta diciembre de 2015 y que hoy se desempeñan en otros establecimientos. ¡Todo el éxito en este nuevo desafío!
“Un paso de que deja huellas en una institución no puede desaparecer su marca de la noche a la mañana…”
Ya los extrañamos y los seguiremos extrañando, pero sabemos que cada cambio abre puertas y ventanas. Estamos seguros que brillarán en cualquier lugar.

[espro-slider id=7059]