Despedida a nuestro compañero Miguel Velez

El Marítimo está de luto. Despedimos a nuestro colega Miguel Vélez con sentimientos encontrados, pero con la alegría de haberlo conocido y compartido con él. No comprendemos por qué el destino se lo llevó lejos tan pronto, pero tal vez no tenemos por qué comprenderlo…

El miércoles de esta semana no fue un día como cualquiera…toda la comunidad Marítima fue remecida con la triste noticia de que nuestro colega y amigo Miguel Vélez Vargas dejó este mundo en la noche del martes.
Su partida fue motivo de un paro cardio-respiratorio, algo que ninguno de los que trabajamos en este liceo nos esperábamos, pues el martes fue un día en que compartimos normalmente con él. Y al otro día lo estábamos despidiendo con banderas a media asta y minutos de silencio.
En la tarde del miércoles lo velamos en la iglesia Las Carmelitas de Viña del Mar. Durante la jornada de hoy se realizaron sus funerales.
Faltan palabras para describir lo que se siente que uno de los nuestros parta antes de tiempo…el corazón se aprieta, pues es eso: el que se va de lo terrenal es uno de los nuestros. Una colega decía en privado que a ella le hacía reflexionar sobre lo importante que es estar en paz día a día y aprovechar lo que la vida nos regala, los pequeños momentos que tenemos para compartir. Después de todo, pasamos más tiempo entre nosotros que con nuestras propias familias. Por eso y muchas otras cosas es que siempre repetimos que el Marítimo es una familia.
Hoy viernes suspendimos toda actividad. No fue una semana normal, y necesitamos que todos sepan que estamos de duelo y que respeten nuestro dolor. Toda la comunidad fue al cementerio Santa Inés a despedirlo. Adiós Miguel. Siempre estarás presente en nosotros.

Es el mayor de dos hermanos: él y su hermana Claudia, la que es 2 años menor que Miguel. Nació en Viña de Mar en 1964. Hijo de Miguel y Norma, su papá era aviador y especialista en aeronáutica, de los primeros en especializarse en el MIT (Massachusetts Instituto of Technology) en Estados Unidos. La familia deja Viña del Mar y se mudan a Santiago. En la capital, estudia en el Universitario Salvador, luego entra a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, volviendo a su región de origen, para estudiar Ingeniería en Mecánica. Cuando está cursando el 4° año, decide cambiarse a Ingeniería en Pesca, también en la PUCV.
Su papá muere cuando él tiene 10 años, también de un paro cardíaco derivado de una diabetes.
Le encantaba pescar…siempre fue amante de los animales.
Adiós, Miguel. Hasta siempre.