Desayuno y rendimiento académico

Para un buen rendimiento escolar es determinante un adecuado funcionamiento del sistema nervioso, siendo imprescindibles algunos nutrientes como carbohidratos, vitaminas y minerales. En este contexto el desayuno tiene una relevante importancia debido que otorga las energías necesarias para restablecer las reservas las primeras horas del días, que generalmente son acompañadas de una actividad escolar intensa. También es importante considerar que nuestro sistema nervioso está formado por proteínas y grasas, entonces una alimentación deficiente en variedad de nutrientes, tiene un efecto negativo en el funcionamiento y por ende el rendimiento académico de los estudiantes.
Un desayuno completo debería incluir:
• Carbohidratos complejos: pan marraqueta, pan integral, pan pita, avena o cereal integral, frutas.
• Proteína: huevo, pechuga de pollo o pavo, lácteos.
• Grasas: Palta, yema del huevo, frutos secos, semillas.

Boletín N°6, año 7