Convivencia en el alma

Los seres humanos estamos destinados a convivir con otros seres diferentes a uno, desde niños se nos enseña a convivir con los compañeros de curso, a llevarnos bien, a evitar los conflictos. Cuando crecemos debemos aprender a convivir con compañeros de estudio o trabajo que no siempre tiene características o actitudes que son de nuestro agrado, pero NECESITAMOS aprender a convivir con ellos…
¿Pero qué sucede cuando el concepto convivencia se debe revisar desde el hogar, desde la misma familia?, ya que no siempre tenemos una relación afectiva apropiada con nuestros primos,
tíos, hermanos o incluso padres. ¿Cómo debemos aprender a convivir con personas que amamos que son diferentes en manera de ser y sentir a nosotros?

Aquí hay algunas propuestas… entendiendo que seguramente cada persona puede tener una manera mucho mejor de llevarse bien con su entorno…
 Cuando estés muy molesta/o… piensa en todas las veces que esa persona te ha demostrado cariño.
 Cuando estés muy cansada/o… recuerda que esa persona también pudo tener un día difícil.
 Cuando te sientas decepcionada/o… dile a esa persona lo que sientes, con buenas palabras, pero díselo…
 Cuando sientas que tu cariño ha sido mirado en menos… hazte la promesa de tú NUNCA cometer el mismo error, díselo a la persona y perdónala/o, porque ella o él es el que más pierde al no saber amar.

Y en esta fecha tan cercana al día de la mamá…. Si alguien está muy molesta/o o distante con
su madre, si ella está viva… aproveche el tiempo e intente darle un beso en la frente o al menos
enviarle un pensamiento perdón y de amor…