Continúa la ayuda para nuestros alumnos

Esta semana hemos tenido grandes noticias que irán en beneficio de nuestros alumnos que resultaron damnificados en el incendio que dejó más de 4.000 casas destruidas.

Comenzamos reconociendo el cariño de la ex profesora de Servicio de Alimentación Colectiva, Bárbara Rebolledo, quien donó ocho uniformes nuevos y completos para los estudiantes de la especialidad.

En la tarde de este viernes llegaron dos camionetas cargadas con ropa de cama y mercadería  directamente desde Rancagua traídas por el presidente del Rotary Club de esa ciudad. Agradecemos la gestión realizada por Eugenio Escalona y Armando Ehrenfeld del Rotary Club de Playa Ancha, quienes permanentemente están preocupados por nuestros estudiantes y nos brindan su amistad.

También damos gracias a Boris González, Director General de Vinculación con el Medio de la Universidad de Playa Ancha, quien desde un comienzo ha estado con nosotros. Esta semana esta estrecha relación entre instituciones se concretó con una donación en dinero en la que cooperó personal de esta casa de estudios superiores.  Este donativo permitirá que todos los jóvenes damnificados puedan tener su uniforme para realizar Educación Física.

Pero las sorpresas no terminaron ahí, pues desde Osorno, comuna de la Región de Los Lagos, este viernes nos visitó Isaac Sanzana, profesor de lenguaje y Aliro Núñez, director de extensión del Colegio Artístico Santa Cecilia, quienes trajeron un importante aporte monetario que se destinará a la compra de uniformes escolares para nuestros jóvenes. Esta relación se la agradecemos profundamente a Boris González de la Universidad de Playa ancha, quien fue el responsable de crear este vínculo.

Nos emocionó conocer la historia de este colegio particular subvencionado, que tiene un importante programa artístico que lo ha destacado entre sus pares.

Ubicado en la Población Maximiliano Kolbe de Osorno el establecimiento educacional tiene un marcado compromiso social que se vio reflejado en acciones planteadas por los mismos jóvenes para ir en ayuda de sus pares damnificados de Valparaíso. “Ellos  dieron la idea de hacer actividades para ayudar a estudiantes porteños damnificados. Pero además gestionaron y realizaron diversos actos para juntar el dinero que hoy les traemos”, manifestó Aliro Núñez.

Y eso es lo que nos conmueve, el como alumnos de otra ciudad tan lejana como Osorno se preocuparon de otros jóvenes y trabajaron duro para hacerles llegar mucho más que un bien material, con su gesto les trajeron a ellos, y nosotros, esperanza y sobre todo la seguridad de que no están solos en este camino de “volver a la normalidad”.

No sabemos como agradecer tanto cariño por nuestros estudiantes…solo podemos decir GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.