Como los astros: Es un hasta siempre, Gabo…

Gabriel Sánchez llegó al Marítimo en el segundo semestre de 2010 a realizar un estudio mediante una consultora psicológica. Como su trabajo gustó, se le ofreció un contrato en el IMV comenzando el año escolar 2011. Hace ya seis años que Gabriel –El Gabo –está con nosotros motivando, uniendo y dejando huellas en esta multidisciplinaria y compleja comunidad educativa.
Nunca nos imaginaríamos que Gabriel tomaría otros rumbos tan sorpresivamente, pero si bien nos apena su ausencia, en el fondo de nuestros corazones sabemos que esta es la mejor decisión que él podría haber tomado y nos alegramos con nuestro colega. Gabriel fue padre en octubre del año pasado y eso hace que las prioridades cambien. ¿De qué vale trabajar si no puedes ver crecer a tus hijos? La vida se hizo para vivirla y mejores rumbos laborales esperan a nuestro querido amigo y compañero, porque no se deja de ser compañero así como así. Puede que ya no trabajemos juntos, Gabriel, pero siempre habrá un lazo que unirá nuestras historias. Y tú no pasaste por el Marítimo en silencio, sino que dejaste marcas en todos los que te conocimos.

Ya lo dijo Priscila Pino, “aprendimos muchísimo de tu forma de hacer las cosas”. Es que además de ser psicólogo, Gabriel fue un verdadero partner en todo lo relacionado a organizar y mover eventos para hacer realidad la sana convivencia.
Desde Limache se pegaba los piques a diario para llegar a Playa Ancha, cerro que albergaba su oficina. Ahora quedará mucho más cerca de su nuevo empleo.
A Gabriel le esperan nuevos horizontes laborales, nuevos desafíos en los que la educación sigue presente. Porque además de ser psicólogo, Gabriel es un docente. Ahora ejercerá en las aulas de la Universidad de las Américas como jefe de la carrera que él también escogió hace algunos años.
Te deseamos lo mejor en tu presente y en tu futuro. Que este cambio te traiga puras cosas buenas y que siempre brille el sol por donde andes. Tus pasos quedarán marcados en la casona de Levarte, porque tu presencia siempre ha sido una grata compañía.
¡Suerte, Gabriel! Has tomado una decisión por los tuyos, y eso es lo más noble.