Carta de una alumna de cuarto medio a sus compañeros de primero

Tengo el honor de darles la bienvenida a los alumnos que representan el futuro de este liceo, quienes tomarán el lugar de sus mayores en unos años más.

Ante que nada me gustaría que se vieran donde están en este momento, el asiento, en sus salas, y tomen conciencia de que su estadía en ellos es realmente breve, no saben cuándo podrían abrir sus ojos y darse cuenta de que ya es su último año en este liceo.

Ya con esto dicho me gustaría dejarles un par de consejos que les podrían ser útiles en su día a día en el instituto.

Primero, háganle caso a sus profesores, aunque se pongan pesados y miles de X en las actitudinales, es por algo, están acá para ser profesionales. Sus últimos dos años se basarán en ello y créanme cuando les digo que el mantenerte bien uniformado sirve de mucho y se ganan muchos puntos

Segundo, no crean que las notas de cuarto medio son las únicas que cuentan. Aprovechen de sacarse buenas notas desde ya. Les ayudará a los que quieran entrar a la universidad y si no, al menos tienen una buena base para lo que sea que quieran hacer en su futuro.

Tercero y último consejo, disfruten rían, creen buenos recuerdos, estos años serán cortos, para algunos serán duros, para otros fáciles. Pero esta es la etapa que estará más grabada en sus memorias al momento de salir al mundo.

Pero por sobre todo, no se aflijan si no saben lo que quieren hacer más adelante. Tienen buenos guías, profesores, tanto en esta sede como en la de Lynch. Ellos siempre estarán dispuestos a darle una mano en malos momentos y en los buenos, también.

Hagan lo que les guste, porque cuando hacen los que les gusta deja de ser un trabajo y pasa a ser diversión.

Boletín N°4, año 7