Bienestar Docente celebra el Día de la Mamá

El equipo del bienestar docente organizó la convivencia de mayo para celebrar el día de la mamá. Prepararon muchas sorpresas para generar un ambiente grato y distendido.

Esta actividad se enmarca dentro de las diferentes iniciativas que se han desarrollado para hacer permanente la sana convivencia entre el equipo laboral. Una vez al mes, un equipo diferente de trabajadores del Instituto organiza una actividad de camaradería. En mayo fue la oportunidad del Bienestar Docente.
Entre risas y conversaciones amistosas, se empezaron a repartir las diferentes preparaciones gourmet que nos esperaban. La verdad es que nuestra apretada agenda laboral no permite que en lo cotidiano nos podamos distender y relajar para compartir a lo amigo. Por eso es que estas reuniones son fundamentales para generar y profundizar los lazos de afecto que caracterizan a nuestra planta de trabajadores.
A medida que iban apareciendo los diversos agasajos, empezaban a salir una a una las sorpresas. Comenzaron con un emotivo video en el que varios miembros de la comunidad se pudieron ver retratados en su rol de hijos/as o de madres. Luego, se presentó Solange Tapia y Luis Soto, célebres cantores porteños que dieron un toque de los 60’ al ambiente fiestero.
Como guinda de la torta, por primera vez tuvimos la presencia de la actriz y comediante Montserrat Jerez, quien nos sorprendió con una muy chistosa rutina de stand up comedy, en la que la labor docente fue su tema predilecto.
Se generó un muy agradable espacio para ponernos al día con nuestro amigos-colegas, para reírnos un rato de nosotros mismos, para encontrarle la quinta pata al gato y aprovechar de arreglar el mundo. Se agradecen estas instancias e incluso se nos hacen pocas, pero sabemos que nuestro norte es trabajar por elevar el nivel de la educación pública de Chile, y comprendemos que conseguir esa meta requiere que le pongamos el hombro con la mejor sonrisa que podamos a nuestra elegida y tan compleja labor docente.

La sonrisa surge con espontaneidad, las ganas de celebrar la vida es una virtud de nuestra comunidad docente. Eso se evidencia en cada una de las reuniones que se efectúan, donde nunca falta la broma bien intencionada y las anécdotas que vivimos dentro del mismo liceo. Es que cuando una elige la profesión docente a veces no sabe que va a pasar tantas horas a la semana viviendo para ejercerla, pero hay algo que no podemos negar, y es que cada logro de cada uno de nuestros estudiantes se vive como un logro personal. Y los chicos sí saben demostrar su aprecio. Se nos infla el pecho cada vez que nos encontramos a uno de nuestros egresados en la calle y nos dice que también escogió esta hermosa profesión. Dejamos por acá algunas muestras de lo que fue este compartir y convivir.

[espro-slider id=7547]