No es un adiós sino un hasta siempre…

P1330112El Marítimo es una gran familia, eso siempre lo hemos sabido y este miércoles se notó, pues profesores y asistentes de la educación se dieron cita en el Restaurante Bote Salvavidas en el Muelle Prat en Valparaíso con el único fin de decirles adiós a seis grandes profesionales que dejaron su vida en el instituto, liceo donde supieron de tristezas y alegrías, donde formaron miles de jóvenes durante los años que trabajaron aquí.
Siguiendo el orden de la fotografía despedimos a la profesora de matemática, Juanita Calavacero, quien destacó por ser una excelente profesional, leal y comprometida en todo lo que emprendía.

Fresia Carvajal, quien siempre se caracterizó por decir lo que pensaba y participar activamente en cada Consejo. Profesora de Lenguaje que también era la creadora de los libretos de las ceremonias insti-tucionales.
Durante los últimos años Nelda Muñoz se dedicó a ser sub directora de la Sede Levarte, pero como buena profesora normalista seguía enseñando, con su ejemplo, paciencia y dedicación.
María Paz Sarmiento, es la única que no se jubila, pues nos deja para dedicarse a otras funciones laborales en otro establecimiento, por lo cual le deseamos todo el éxito del mundo.
Verito Fuentes, mujer admirable, que durante el último tiempo ha debido luchar contra una grave enfermedad que la aqueja, pero no se ha dado por vencida y con su ejemplo nos ha enseñado a todos a agradecer cada nuevo día. Como nos confesó en esta reunión, no quiere irse, pero sabemos que siempre va a estar cerca, con un conejo o palabra de aliento.
Verónica Barrento, jefe de operaciones, tuvo que tratar con los jefes de las especialidades del instituto
y su relación con la empresa, coordinando, ordenando, gestionando, trabajo que ahora continuará en su nueva labor como directora de otro centro educacional.

Qué más podemos decir que no hayamos dicho, sólo recordarles que no es un adiós sino un hasta siempre…

[slideshow_deploy id=’1126′]

[color-box]

Carta abierta de Nelda Muñoz a la familia Marítimo 


Queridos colegas: Recuerdo la frase célebre de Ortega y Gasset, filósofo y ensayista espa-ñol, “Yo soy yo y mis circunstancias” y esas circunstancias son todos ustedes que han sido parte de mi vida durante muchos años, forman parte de mi existencia, de mi historia perso-nal. Hemos reído y celebrado, nos hemos sentido orgullosos de nuestro querido instituto, trabajado con empeño largas jornadas muchas veces…Pero también hemos llorado y nues-tras almas se han entristecido.
Podría estar mucho tiempo recordando lo vivido, pero lo he guardado en los registros de mi memoria y es parte de mi historia personal. Hoy estoy disfrutando de la libertad que se me brinda para crear y hacer todo lo que desee: alimentarme con la naturaleza, con el silencio, con el descanso, con la lectura, con la brisa del mar que me acaricia cuando camino por la playa y encuentro con mi amada familia.
Agradezco a Dios por haberme regalado el propósito de educar, formar, instruir forjar el espíritu de aquellas generaciones de jóvenes que tuve el orgullo de enseñar para que su fu-turo fuera mejor.
Mi vida laboral consistió en conectarme con los otros, con ustedes, mis amigos, mis colegas. Gracias por darme la oportunidad de compartir sus sueños, sus deseos, sus metas, por vues-tro cariño, vuestra colaboración y amistad.
Sólo me resta estregarles un mensaje que les pueda servir en su labor diaria
Antes de hablar . ¡Escucha!
Antes de Escribir: ¡Piensa!
Antes de herir: ¡Siente!
Antes de criticar: ¡Examina!
Antes de orar: ¿Perdona!
Antes de morir. ¿Vive!
La vida es corta por eso ámala. Cultiva tu ser espiritual, tu vida interior, porque es lo único que perdura eternamente.
Gracias
[/color-box]

Comments are closed.